0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

En nuestra tienda
En nuestra web
En nuestro blog
Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Limpieza adecuada de nuestra piel

Limpieza adecuada de nuestra piel

Tan importante como una buena hidratación, es una adecuada limpieza de la piel

En nuestro día a día dedicamos poco tiempo a la limpieza de la piel, y tal vez creamos que es suficiente; si además le añadimos que frecuentemente la realizamos de forma errónea o con los productos menos indicados para nuestro tipo de piel, el resultado es que dañamos nuestra piel.

Son abundantes las consultas en la farmacia respecto a hidratantes para mejorar la piel, y resulta frecuente que hallemos el problema en la limpieza. No es que no hidraten bien la piel con las leches o cremas que usan, sino que dañan la piel previamente con limpiezas inadecuadas.

Una buena limpieza ha de ser frecuente y cumplir los siguientes requisitos:

- Eliminar completamente la suciedad, sin desengrasar excesivamente la piel ni irritarla.
- Formar una fina capa protectora sobre la piel que retrase la evaporación de agua.

Por lo tanto, debemos conocer nuestro tipo de piel para realizar bien el proceso de limpieza. Existen diversos tipos de piel: normal, mixta, grasa, sensible, atópica, acneica, seborreica, irritada... y también pueden coexistir en una misma persona en diferentes partes del cuerpo.

Partiendo de la base que agua, jabones y sindets (jabones sin detergente) siempre han sido los más conocidos.

Os expongo a continuación los principales productos usados hoy en día:

1.- BARRAS:

Son sindets sólidos -detergentes sin jabón- que se parecen a los clásicos jabones de mano de tocador. Dejan la piel muy suave y son ideales para las numerosas limpiezas de mano que se hacen a lo largo del día.

2.- CREMAS O LECHES LIMPIADORAS:

Son fruto de asociación de agua y aceites en alta concentración. Gracias a los aceites, la suciedad se disuelve en ellos y además dejan una fina capa emoliente -suave y con sensación de bienestar- que deja la piel perfecta. Idóneos para duchas y baños a diario; se ha generalizado su uso mediante dosificadores para manos.

En el caso particular de la limpieza de rostro, ha de realizarse con movimientos continuos circulares sobre la piel para asegurarnos que se limpia bien y se deja la capa emoliente sobre toda la superficie. Para finalizar se retira con pañuelos de papel o algodón. No usar agua.

Hay un grupo denominado “cold cream” que destaca por dejar una sensación refrescante en la piel.

3.- PRODUCTOS EXFOLIANTES, SCRUB O PEELING

Suelen basarse en un proceso mecánico -partículas que realizan una microdermoabrasión- y nos sirven para retirar las células muertas que hay en la epidermis, permitiendo que otras nuevas células muertas ocupen su lugar. Es muy interesante realizar este procedimiento cada semana o quincena, para a continuación aplicar una mascarilla oclusiva que rehidratará la piel y la dejará como nueva.

Visita nuestra tienda online de limpieza facial desde aquí.

Valora este artículo del blog:
0
Dermatitis Atópica
La piel: nuestra envoltura

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Miércoles, 03 Marzo 2021
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Menú Principal

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.